Libros 16-17Acceso WebmailSíguenos en Twitter

3. Cálculo de la nota de admisión y elección de materias para examinarse

La nota de admisión a la universidad se calcula según la siguiente fórmula:
 
Nota de admisión = 0,6 x NMB + 0,4xCFG + axM1 + bxM2
 
La misma fórmula, pero más desglosada:
 
Nota de admisión = ( 0,6NMB + 0,1C1 + 0,1C2 + 0,1C3 + 0,1C4 + axM1+ bxM2)
 
  • NMB: Nota media del bachillerato.
  • CFG: Calificación de la fase general (promedio de la nota en Lengua, Historia de España o Filosofía, Idioma extranjero y una materia de modalidad)
  • C1, C2, C3, C4: Calificaciones de las materias de la fase general (respectivamente: Lengua, Historia de España o Filosofía, Idioma extranjero y una materia de modalidad).
  • M1, M2: Las dos mejores calificaciones de las materias superadas de la fase específica vinculadas a la rama de conocimiento.
  • a, b: Parámetros de ponderación de las materias de la fase específica, a fijar por las universidades para cada grado. Su valor será 0,1 y las universidades podrán elevarlo hasta 0,2.

¿Cuándo es necesario presentarse a la fase específica?

La respuesta es sencilla: en los casos donde haya lo que se llama “concurrencia competitiva”, es decir, cuando se opta a carreras universitarias con una alta demanda de alumnos y relativamente escasa oferta de plazas, como es el caso de Medicina, Odontología, Fisioterapia, etc. En estos casos es necesario presentarse a la fase específica (además de la general), puesto que la competencia por las plazas es muy grande y en esta fase específica se pueden añadir hasta cuatro puntos (sacando 10 en los exámenes de dos materias ponderadas con 0,2, en el caso extremo) a la nota de la fase general.
Consejos a tener en cuenta

Cuando hay concurrencia competitiva es necesario y muy conveniente:

  1. escoger dos asignaturas ponderadas con 0,2 por la universidad a la que se pretenda acceder, es decir, siempre es favorable examinarse en la fase específica de la materia de modalidad que esté ponderada por encima de 0,1: en el caso extremo se aprecia claramente que un 10 en una asignatura ponderada con 0,1 añade 1 un punto a la nota de la fase general (10 x 0,1 = 1), mientras que en una asignatura ponderada con 0,2 se añade ese mismo punto sacando solamente un 5 (5 x 0,2 = 1). Cualquier nota superior a 5 en una asignatura ponderada con 0,2 añade más puntos a la nota de la fase específica que un 10 en una asignatura ponderada con 0,1.
  2. Reservar para la fase general una materia optativa ponderada con 0,1 por la universidad a la que se pretenda acceder. Si te fijas en la fórmula de cálculo de la nota de admisión, todas las materias de la fase general están ponderadas con 0,1, por lo que examinarse en esta fase de una asignatura que en la fase específica se pondere con 0,2 en los estudios y universidad a lo que quieras acceder significa, literalmente, dividir entre dos la nota que obtengas en esa materia.